C/ La Alianza Parc. 19 Pol. Ind. San Pancracio 14500 Puente Genil -

Actualidad

17/04/2015

Historia de la iluminación navideña

Historia de la iluminación navideña

Aún faltan varios meses para el encendido de las luces de Navidad en Almeríy nos parece que es un buen momento para indagar sobre los orígenes de esta tradición, relativamente moderna, de llenar de adornos luminosos las calles, plazas, tiendas y casas de nuestras ciudades. A mediados del siglo XVIII algunos hogares de las clases más altas del centro de Europa comienzan a llenar el interior de sus casas de velas encendidas colocándolas sobre ramas y hojas. Dado que las noches invernales son más largas y, aparentemente, más oscuras, las velas eran la forma de prolongar la jornada durante los días festivos.

Como es lógico hubo que esperar hasta la invención de la luz eléctrica para que alguien tuviera la brillante idea (nunca mejor dicho) de colocar una ristra de bombillas sobre un árbol de Navidad e iniciar una tradición que da lugar a la instalación de luces de Navidad en Almería y en ciudades y pueblos de medio mundo. El primero al que se le ocurrió colocar unas cuantas bombillas en el árbol fue, como no podía ser de otra manera a Thomas Edison. Siempre buscando el aspecto comercial de sus inventos, Edison colocó su árbol iluminado de forma que fuera visto desde los trenes que pasaban por las cercanías de su laboratorio.  

Uno de sus colaboradores, Edward Johnson, mostró en Nueva York el primer árbol iluminado con unas bombillas más pequeñas de lo corriente rojas, blancas y azules. Poco a poco, año tras año, se fue haciendo más común la costumbre de colgar guirnaldas de luces en los árboles, puertas y ventanas de las casas, en escaparates y centros comerciales.

Gracias a Edward Johnson, los empleados de Ilméx podemos llevar cada año un poquito de la ilusión navideña a cientos de miles de personas por toda España.